Saltar al contenido
Familias

Bullying: ¿Cómo detectar si tu hijo sufre acoso escolar?

Bullying

Hablar de bullying es algo complejo, sobre todo cuando se trata de nuestros hijos. Localizar un caso de acoso escolar puede ser muy complicado, puesto que muchos de ellos se dan a la espalda del profesor.

Los padres también pueden tener muchos problemas para detectarlo en sus hijos, ya que el bullying supone para estos un síntoma de vergüenza, al implicar un trato de inferioridad constante.

¿Qué es el Bullying y cómo se detecta en niños en escuela primaria?

El bullying es difícilmente detectable, sobre todo por la vergüenza que tiene el niño y el sentimiento de inferioridad que haya podido adquirir, según el tiempo que haya sufrido este tipo de acoso.

A continuación, te damos algunos detalles que pueden conseguir que identifiques si tu hijo o hija está sufriendo bullying en la escuela, y qué hacer en caso de que esto sea así.

Definición de Bullying


El bullying es un tipo de acoso que se da en el entorno escolar. Por lo general, puede comenzar con insultos o motes que se ponen unos niños a otros, pero alcanza la denominación de bullying cuando se aísla a un menor determinado y se le comienza a hostigar. Ejerciendo sobre él un tipo de maltrato psicológico que consiste precisamente en el aislamiento y en tratarlo como a un ser inferior.


No tiene porqué acompañarse el acoso escolar con golpes o maltrato físico. Tienes que tener en cuenta que las peleas entre niños es algo que se suele dar, incluso entre amigos íntimos.

Por lo tanto, si sospechas que alguno de tus hijos ha estado involucrado en una pelea, puede no ser un indicio suficiente para detectar el bullying, a pesar de que haya perdido la misma.

En el bullying puede darse el contacto físico entre los abusadores y su víctima, ya sea mediante empujones, zancadillas, collejas. El fin de los que ejercen su papel de acosador es ridiculizar lo máximo posible a su víctima, a tal punto de convertirlo en el centro de todas las burlas y el desprecio.

Otras formas de acoso consisten en obligarle a dar su comida u objetos personales que lleva con él al aula. En cambio, cuando se dan amenazas de muerte, agresiones sexuales o robos e incitación al mismo, ya no podemos denominarlo bullying, sino que estaríamos ante un delito grave, donde debe estar presente la Justicia.

Indicios de que tu hijo está sufriendo Bullying

Como ya advertimos, la mayoría de las veces los profesores y los padres de la víctima son los últimos en enterarse del acoso que recibe el menor.

Pueden ayudar indicaciones tales como cambios de humor del niño, mayor aislamiento del entorno familiar o estados depresivos. Las dolencias psicosomáticas también son frecuentes en menores que sufren de bullying, así como utilizar estas dolencias para intentar evitar ir a la escuela.

Las observaciones han de continuarse en el material que suele acompañar al menor a la escuela, como son su mochila y utensilios para la educación. Si le suelen desaparecer objetos, o incluso suele llegar a casa con la ropa rota reiteradamente, siendo una prueba más evidente la aparición de algunos hematomas en su cuerpo.

Incluso la exigencia de compañía para entrar o salir del colegio o la negación a ir a las excursiones que se realizan te pueden estar indicando su disgusto por ciertas relaciones en el entorno del centro educativo.

Pautas de actuación en casos de acoso escolar

Aunque vas a tener sentimientos encontrados, lo importante es guardar la calma y hacerte ver con tu hijo como un verdadero amigo, que le va a saber aconsejar sobre sus obligaciones de niño y con el que se puede sentir seguro.

¿Cómo tienes que actuar con tu hijo en casa?

Es muy necesario hacer sentir a nuestros hijos que son escuchados por sus mayores y se les tiene en cuenta. La seguridad en los padres puede ser de gran ayuda para que el menor se anime a denunciar si sufre acoso escolar.

Nunca hay que mostrarle al niño que es culpable de lo que le pasa, ni tampoco debes culparte como padre o madre, ya que eso te restaría seguridad ante la visión de tus hijos. Debes mostrar un clima de confianza y calidez, donde no teman contar con detalle cada hecho.

¿Cómo han de actuar en el centro escolar?

Ante todo, los consejos de intentar evadir al acosador y restarle importancia a las cosas que pretende hacer, como es enfadar y hacer sentir menor al acosado, es de crucial importancia. Actuar con firmeza, sin que el acosador huela el miedo del acosado, suele funcionar.

Pero lo primero de todo es hablar del problema con el colegio, que no estará enterado de lo que está sucediendo, ya que se suelen dar los hechos a la espalda del profesorado.

El acoso es un problema que, por desgracia, viene siendo común en todos los colegios y a casi todas las edades dentro de los ciclos de primaria y secundaria, e incluso, en menos ocasiones, en grados superiores. El apoyo, en estos casos, es crucial para la víctima.

Comparte y déjanos tu opinión al respecto en los comentarios. Recuerda que este es un tema que debe hacerse escuchar.